26 de febrer 2012

La degradación de la palabra y sus consecuencias políticas, económicas y sociales


















“PSICOANÁLISIS Y CIVILIZACIÓN”
(México, Radio Zacatecas, jueves de 7 a 8pm)
Un espacio para la gran conversación

Entrevista a Miquel Bassols por Aldo Ávila

Aldo Ávila: “Psicoanálisis y Civilización, un espacio para la gran conversación” es un programa que se transmite por Radio Zacatecas, y tiene como propósito intentar aterrizar a través de éste medio de comunicación, el encuentro vivo y sus consecuencias entre el discurso del psicoanálisis y las diferentes manifestaciones culturales de la civilización, la premisa para establecer tal conversación son los 5 ejes propuestos por Eric Laurent: la ética, estética, lógica, política y biología,  que nos permiten abrir el dialogo tanto con psicoanalistas, como con artistas, filósofos, músicos, políticos, etc. Hoy tenemos la oportunidad de entrevistarlo a usted, Doctor Miquel Bassols, para que nos pudiera comentar algo al respecto, y sobretodo su trabajo, al menos el título de  ”El psicoanálisis explicado a los medios  de comunicación”, que en nosotros tal cual, toca a nuestro propósito expresado a través de este medio, de dar a conocer algunas tesis del psicoanálisis en relación a la episteme y sus consecuencias en otros campos, como el político y ético, en los puntos coyunturales que tenemos hoy en día. Es un gusto pues tener esta oportunidad y le cedo la palabra.

Miquel Bassols: El gusto es para mí de poder conversar con vosotros sobre estas cuestiones; es cierto que cuando apareció una polémica en los medios de comunicación en España, ya hace años, intervine con algunas palabras, y a partir de ahí, fue Jacques Alain-Miller quien me sugirió escribir un libro titulado: “El psicoanálisis explicado a los medios de comunicación” porque había la necesidad de transmitir realmente la posición ética del psicoanálisis  -en un debate que se continúa actualmente en España y en el medio internacional- sobre, yo diría, la dimensión ética del sujeto de nuestro tiempo.
Ayer hablaba un poco de esto en el seminario, cuando comentábamos el testimonio de los “indignados” en España, quienes dicen: hay una degradación del uso de la palabra, una degradación del lenguaje, hay un desgaste de los discursos especialmente políticos, y esto afecta a la subjetividad de nuestra época de una manera decisiva ¡Se está viendo en muchos registros!
Respecto a la corrupción, no es un problema simplemente económico, es un problema de lo económico dentro de un mundo simbólico en el que la degradación de la palabra es cada vez mayor, donde cada vez es más difícil movilizar, producir efectos reales, a través de un uso claro y adecuado de la palabra; ¡más bien es al revés, el lenguaje a veces nos lleva sin saber a dónde vamos! Y ahí, en efecto, el psicoanálisis tiene mucho que decir, que  explicar, especialmente a los medios de comunicación, que son uno de los agentes fundamentales del uso de la palabra en nuestro mundo, y a ellos debemos saber explicar la importancia del efecto subjetivo del lenguaje.
Vivimos a través de las metáforas, eso ya muchos lingüistas, incluso de orientaciones no estructuralistas o no vinculados al psicoanálisis, lo advirtieron y lo siguen advirtiendo, vivimos y experimentamos la realidad en la que vivimos a través de las metáforas del lenguaje que nos gobiernan. Los mismos gobiernos del mundo están gobernados por esas metáforas del lenguaje; entonces es urgente, pero urgente en el sentido ético de la palabra, como tú señalabas, que hagamos una verdadera reflexión sobre qué lenguaje nos está arrastrando a ciertas consecuencias políticas, sociales y económicas, de las que no somos conscientes, y ahí es donde el concepto de inconsciente que el psicoanálisis descubre y elabora, es fundamental para entender esa dimensión. ¿Cómo hacer eso? Bueno, nosotros los psicoanalistas lo hacemos en el uno por uno de la consulta en la clínica diaria, donde los sujetos nos vienen a explicar cómo sufren esa relación con el lenguaje, en sus síntomas y malestares. Pero el psicoanálisis debe también operar -no de la misma manera que opera en la clínica, pero sí con su discurso- en la contemporaneidad, para hacer aparecer esa potencia del lenguaje y analizar sus efectos en la actualidad.

Aldo Ávila: ¿Es conveniente para el Campo Freudiano abrir este tipo de espacios?, por un lado; por otro, siempre está ese fantasma, que nosotros al menos intentamos aminorar, de si el psicoanálisis es para todos. El auditorio, a veces puede quedarse con la impresión de que: “pues es que no sigo o no puedo entender muchas cosas, aunque algunas si las pesco” queremos pues, sacar al discurso del psicoanálisis de ahí donde la cultura a veces lo quiere encajonar, me refiero al discurso universitario. Finalmente la duda es ¿Qué tanto conviene a psicoanalistas y personas en general, escuchar a través de la radio, la posición del psicoanálisis en los momentos actuales?

Miquel Bassols: ¡No solo es conveniente, yo diría que es absolutamente necesario! para los psicoanalistas primero, pero también para el resto de la gente enterarse de un hecho de la civilización tan importante, como es el psicoanálisis. En lo que llamamos el Campo Freudiano, abierto y fundado por Jacques Lacan, especialmente durante las últimas dos décadas, ha sido importantísima la serie de encuentros que se han organizado, por ejemplo, a través de los Foros, con la vida política, artística, la vida literaria, pero sobre todo con su incidencia en la política real. No hay que olvidar que el movimiento de los Foros fue impulsado por Jacques Alain-Miller hace ya más de unos seis, siete u ocho años en París y ha producido, a través justamente de éste encuentro del discurso del psicoanálisis con el Otro social, la modificación de leyes en el gobierno francés ¡hasta ese punto es importante que el discurso del psicoanálisis tenga incidencia en lo social y en lo político! No solo es conveniente, es absolutamente necesario, me parece, que actualmente un discurso como el del psicoanálisis, acompañado de otros como el del arte, el de la ciencia, la literatura, el de la política, creen espacios, foros de este tipo, donde se puedan realmente movilizar los discursos actuales de una manera seria; lo digo porque creo que los políticos han llegado a un punto límite, creo que realmente se encuentran con graves dificultades ¡en Europa eso es patente! pero también creo que se ve en otros lugares, que el discurso político está en un momento de gran dificultad para realmente poder aglutinar las movilizaciones que se producen; el movimiento de los indignados ha sido uno de los movimientos que en Europa, en España especialmente, ha generado una movilización que era inédita hasta hace un tiempo, y los políticos mismos se han visto sobrepasados por ellos, justamente esos “indignados” son los que vienen a decirnos que los lenguajes se están desgastando, las palabras se están desgastando y tenemos que revitalizar su uso en la calle, no únicamente en los partidos políticos, donde más bien se recibe eso como un efecto pasivo. Entonces esos foros son fundamentales, yo te diría que la palabra conveniente es poco, ahora estamos en un momento de urgencia subjetiva, el sujeto de nuestro tiempo está urgido para recuperar su palabra, el valor y el poder de las palabras, en tanto el discurso de la política lo está perdiendo un día tras otro en una verdadera hemorragia libidinal, los políticos mismos están sufriendo, subjetivamente, en sus carnes, esos efectos; podríamos hablar de casos concretos, muy concretos de personalidades políticas que están bajo el efecto de ese “pathos” del lenguaje.
¿Cómo crear estos espacios, estos foros? El campo freudiano los esta generando en muchos lugares, en España tuvimos hace poco un foro dedicado justamente a “Lo que la evaluación silencia” a propósito del autismo y de otros problemas clínicos, que movilizó a gente tan diversa como políticos, literatos, clínicos, científicos, y que ha producido verdaderamente un discurso que moviliza y modifica las cosas.

Aldo Ávila: Otra de las preguntas fundamentales que tiene el auditorio y me imagino que no solamente el de Zacatecas, sino de México, es sobre la relevancia de insistir en una “orientación lacaniana” en su diferencia a las propuestas de las neurociencias o psicoterapias. En estos momentos de necesidad, de urgencia, donde los semblantes que se utilizan: que refieren  velocidad y precisión, de  exactitud en cuanto a las modificaciones que se demandan actualmente; a veces queda un poco opaco lo específico y lo efectivo de lo que significa la orientación lacaniana, ¿qué nos diría al respecto?

Miquel Bassols: Es cierto, habría que insistir en que la orientación lacaniana del psicoanálisis ha sido precisamente una orientación que ha puesto siempre al frente la cuestión de la política. Fue Jacques Lacan quien dijo que el psicoanálisis debería de estar al frente de la política, pero no, diríamos, para vestirse de político, sino para mostrar que hay una política que Lacan llama ”la política del síntoma”, que es la política del malestar subjetivo, que está diciendo muchas más cosas de las que a veces se pueden escuchar desde otras perspectivas. Es cierto que en las neurociencias mismas hay hoy una gran división, yo diría que hay una vertiente más cientificista que apuesta por cosas como el neuromarketing  por ejemplo, o con una versión diríamos reduccionista del sujeto; pero hay otra, de las ciencias y las neurociencias, que se salen de esa  versión tan reduccionista, para introducir un dialogo muy fecundo con disciplinas como el psicoanálisis, y ahí es donde hay un campo también muy interesante para la política misma del psicoanálisis, del mundo actual, de conversación y de diálogo con parte de la ciencia que está dándose cuenta de que el objetivismo positivista que supuestamente debía salvarnos es el que nos está hundiendo en la miseria, en fin. La economía ¡hablemos de la economía! hablemos de la gran perspectiva de la economía objetivista que calculaba todo con sus parámetros estadísticos y nos está llevando a un desastre absoluto por no percibir que lo importante no era eso, sino la confidence, es decir la confianza del sujeto en el otro; la crisis actual económica no se puede explicar por estadísticas, hay que explicarla por lo que los analistas llamamos la transferencia, es decir, la confianza en el Otro.
Finalmente los grandes cientificistas de la economía se han dado cuenta de que la confidence es lo que realmente esta movilizando la crisis económica actual ¡por supuesto! pero para eso hay que despertarse y salir de ese sueño absolutamente loco, esa pesadilla más que un sueño de la razón, que engendra monstruos como decía Goya, y que es la idea absolutamente loca de que podemos conducir el mundo según el positivismo de las cifras y de lo cuantificable. Esa es una locura delirante que parte de la ciencia ha pensado que era posible, no solo posible sino necesario. Hoy cada vez hay más economistas que están diciendo que esa es una locura de la razón, Paul Krugman por ejemplo, es alguien que se ha dado cuenta y está indicando que el delirio cientificista está detrás de toda esta política neoliberal que está llevando al desastre a Europa, pero también al resto del mundo porque es un efecto domino. Ahí hay algo que el psicoanálisis puede aportar de manera decisiva y es la importancia del sujeto no calculable, de la transferencia, del sujeto pulsional, del goce, de la economía del goce, son nociones derivadas de la orientación lacaniana que están sirviendo para reorientar ciertos debates, que siguiendo solo la vía cientificista llegan a un impasse radical.

Alexandro Simancas: Retomando de su seminario  Miquel Bassols, la distinción que usted hace respecto a lo que es autoridad y lo que es el uso y abuso del poder, le pregunto si ¿es ahí donde incidiría entonces, básicamente, la acción de la llamada izquierda lacaniana; qué le diría al auditorio, a los mexicanos que este año vamos a elegir a un nuevo presidente, y enfrentamos que el desgaste de los discursos políticos es enorme, pero al mismo tiempo, no podemos quedarnos sin hacer nada?

Miquel Bassols : Esa expresión de “izquierda lacaniana” me resuena por un trabajo que mi colega Jorge Alemán está realizando en esta dimensión, la de elaborar una política lacaniana en esta perspectiva; aunque esto no es un tema simple, hay que estudiar bien las formas en las que se puede incidir, pero una de las que tu señalas y que en efecto yo había comentando en el seminario es fundamental: la diferencia entre uso del poder y autorización en la palabra. Quizá sea una idea que Lacan tuvo respecto a la práctica analítica pero que podemos traducir actualmente en el problema de la cuestión política “cuanta menos autoridad tiene el sujeto hoy en día, más uso del poder debe hacer, y a la vez, cuanto más uso del poder hacemos quiere decir que menos autoridad tenemos” ¿Cómo recuperamos la autoridad de la palabra en lo simbólico? Esa sería la operación y la pregunta fundamental que el psicoanálisis puede aportar a la política actual y a los políticos. ¿Por qué hay que utilizar tanto el poder, un uso del poder a veces absolutamente denigrante para el sujeto? y ¿Cuanto podemos utilizar la autoridad de la palabra, para tener que utilizar menos las estrategias del poder, que siempre son degradantes y alienantes? Bien, mi pregunta fuerte a la izquierda, a la izquierda internacional sería: ¿Cómo hemos cedido en el discurso para encontrarnos ahora en un impasse, respecto al uso del poder? Creo que el sujeto del lenguaje debería recuperar parte de su autoridad para poder ir a contracorriente de la estrategia del poder, que ya Michael Foucault mostró como inherente a toda "biopolítica"; eso está por hacer, ese debate está por hacer, yo creo que es un debate que tanto la izquierda como la derecha deberían poder llevar adelante, pero es cierto que ha sido generalmente la izquierda la más sensible a esa dimensión, mientras que para la derecha la cuestión ha sido más colateral, más banal. Hay que contrabalancear los abusos del poder que cada vez estamos sufriendo en más lugares, porque eso es global. Como decía un humorista español que siempre me ha interesado, se llama “El Roto”: “estamos aumentando las estrategias del poder y del control de tal manera que: por razones de seguridad, ya no hay seguirdad”.

Aldo Ávila: Ha sido un gusto y un honor tenerlo en México, por supuesto lo invitamos la próxima vez a Zacatecas, México es muy grande y  necesita mucho trabajo psicoanalítico, le agradecemos la entrevista.

Versión escrita para Radar

*Agradezco a Aldo Avila su permiso para publicar en este Blog la transcripción de la entrevista que me realizaron, él y sus colegas del programa "Psicoanálisis y Civilización", en México D.F. el sábado 11 de Febrero de 2012. 
M.B.

6 comentaris:

Vicent ha dit...

La veritat és que jo també me n'he adonat, la societat ha perdut el nom del Pare, està psicotitzada, en el sentit de que s'ha perdut (cal preguntar-se si l'ha tingut alguna vegada) la fe, la transferència en un amo, pare, cap, líder, etc.
Cal trobar noves posicions simbòliques, noves maneres de fer servir la paraula, però ja no des del màrketing de la "nova creació" i de la "innovació" ni del gaudi sinó des de la supervivència amb el desig, cal humanitzar i democratitzar el discurs universitari com a nou amo, perquè el discurs capitalista materialment està exhaurit, i ací és on pot entrar una psicoanàlisi que ha de lluitar contra el desig mal paït, reprimit o fins i tot inhibit de la ciència i la bogeria del número, és una qüestió de supervivència, no ja de la psicoanàlisi sinó de la teologia, la cultura, i amb ella la filosofia, l'art, fins i tot la ciència i finalment la Història.
Cal el materialisme dialèctic?
En eixe brou de preguntes sense respostes és on pot habitar la futura Història. Jo sóc optimista senyor Bassols i prova d'això és la extensió tot i que des d'alguns sectors vilipendiada, de la psicoanàlisi.

Una abraçada primaveral des de València de

Vicent

Anònim ha dit...

Muy interesante el articulo!
Me hace pensar en la falta de metaforas en las plataicas cotidianas ... y en que cada palabra sin sentido fomenta la degradacion de la lengua.
Saludos!

Miquel Bassols i Puig ha dit...

Vicent,
"Trobar noves posicions simbòliques", em sembla una bona manera de dir l'acció de la psicoanàlisi sobre la realitat.

Anònim,
"La falta de metàforas" son a veces metáforas que ya no sabemos escuchar como tales: "metáforas calcinadas", las llamaba Freud (como cuando decimos "las patas de la mesa"). Hay que despertar esas metáforas en la lengua y en la realidad que vivimos para escuchar el deseo que las habita.

Anònim ha dit...

Cuando comentaba la idea de la falta de metáforas me refería al emisor ... si no hay una palabra con sentido ¿de qué sirve escuchar?

Pero, olvidé, que el receptor, muchas veces, escucha metáforas de un emisor poco consciente de lo que dice … Y más … el receptor puede dotar de sentido a una palabra emitida sin un sentido aparente.
(Detrás de un discurso degradado habita un sujeto degradado)

Buen día y saludos nuevamente…

Miquel Bassols i Puig ha dit...

En efecto! Su observación me hace recordar la fórmula lacaniana: el emisor recibe del receptor su propio mensaje de manera invertida. A veces recibimos de quien sabe escucharnos metáforas que no nos parecía haber dicho...
Saludos.

Vicent ha dit...

Jo açò senyor Bassols ho explique de la manera en que he formulat el meu discurs, la mort del Pare, l'emisor parla, i és el receptor qui en eixa mort del Pare de l'emisor torna novament com a ésser individual a tornar a matar "son pare", "el Pare" tornant el missatge invertit.
És purament, al meu parer la teoria de Freud.

Una abraçada

Vicent